Ádios Tony, ádios James

jamesHoy es un día triste para los seguidores de Los Soprano, James Gandolfini ha muerto, estaba de vacaciones en Roma, y un maldito infarto acabo con su vida.

Me caía bien este tío, sobre todo me caía bien Tony, el protagonista de la serie, hace poco fue nombrada  mejor serie escrita de la historia.

Cuando te enteras de una noticia como esta, no puedes dejar de pensar en la muerte, es algo natural al ser humano, nacemos, vivimos y morimos. Es natural, esta con nosotros toda la vida, algunos siendo muy pequeños hemos sufrido la perdida de alguien muy cercano, como un padre o una madre, y creo, bueno hablo solo por mi, yo perdí a mi padre cuando tenia tres años, que esta circunstancia te ayuda durante toda tu vida, a ser mejor, a vivir cada momento, a no perderte nada de tu gente, a veces pienso que soy un privilegiado, pero en realidad no es así, siempre tengo la sensación de vacío, te falta algo, te falta una mano donde apoyarte, un mirada de amor, un consejo sabio.

Por eso os digo que hoy es un día triste, y aunque no lo conocía personalmente, James es parte de mi vida, y espero que ahora este con mi gente, pero no me quiero poner mas triste, siempre me quedaran sus películas, donde puedo ver a Tony tantas veces como quiera.

 

Que no te engañen, como a mi

Como todos sabéis en el mundo de los negocios, existe todo tipo de faunas, las pequeñas empresas nos movemos mucho por confianza, y esto no es lo mejor, algunos elementos de estas faunas no son de fiar.

Y os cuento esto, por lo que me ha pasado hace unos días, ¿estáis preparados? pues vamos. El año pasado en Febrero, me llama un “amigo” que dirige una empresa, que se dedica a buscar subvenciones para sus clientes, y así vender proyectos.

Me comenta que necesita ideas para poder hacer proyectos, comentamos algunas ideas y una de estas le gusta, escribimos un guion de varias páginas, donde describimos la herramienta, funcionalidades, garantías de uso, futuro de crecimiento y se lo pasamos, en el mes de Abril me confirma que podemos hacer un proyecto en común.

La DGA va a pagar a una asociación empresarial, una idea de “herramienta de colaboración entre pymes”, nos ponemos a trabajar, y en el mes de Mayo esta la herramienta montada, incluso le ponemos los colores de la asociación, cedemos claves de entrada, caudal de servidor, etc.

A la vez pasamos el pedido del proyecto con los detalles, coste, garantía y condiciones, pero el pedido nunca se recibe firmado, todo son pegas, en la forma de pago, en la garantía, etc.  En Agosto este “amigo” en persona, me confirma que el proyecto va adelante y que no me preocupe, que todo va según lo previsto, pero que no me puede decir cuando cobraremos, como el documento del pedido no llega firmado, en Septiembre dejamos parado el proyecto, según palabras de él, ya me avisara cuando continuamos.

Y ahora viene lo “bueno”, principios de Marzo de este año, veo una noticia en la red, que se ha presentado esta herramienta, y ¿quién lo ha hecho? pues otro “amigo”, uno de estos que igual te presenta un libro, que te hace una web, que organiza un evento, uno de estos “freelance” que está haciendo mucho daño con acciones de este tipo, ¡¡ ah !! se me olvidaba, también hace de profesor.

Porque ya sabéis el dicho, Dios los cría y ellos se junta, pues eso, por cierto la herramienta es una copia mala de la nuestra, pero eso es otra historia.

¿Y qué lección debemos sacar de estos hechos?, pues que trabajéis con gente seria, que aunque la confianza es muy importante en nuestras empresas, es más el ser profesional, y el cumplir los protocolos de actuación.

Y por supuesto que no empecéis ningún proyecto que no esté respaldado por un documento con todas las condiciones, y si la otra parte no lo quiere firmar, no perdáis más el tiempo, al final es lo correcto.

Pitágoras y los catetos

Un poco de humor + aritmética


Pitágoras no paraba mucho en su casa, y Enusa, su esposa, aprovechaba tal situación para copular con 4 campesinos analfabetos que cuidaban sus tierras.

Un día que Pitágoras volvió temprano a casa, los sorprendió, y matando a los cinco de un sólo viaje, decidió enterrarlos en el jardín.
En consideración a su esposa dividió el terreno por la mitad y en un lado la enterró a ella.
El otro lado lo dividió en cuatro partes y enterró a cada uno, en un cuadrado igual; de esa forma los cuatro ocuparon un espacio idéntico al que ocupaba la esposa.

Luego subió a la montaña para meditar y, mirando desde la cima pensó:

“El cuadrado de la puta Enusa, es igual a la suma de los cuadrados de los
catetos”.

P.D. si me lo explican así en el colegio, lo hubiera entendido antes. 🙂