Aula directiva.

Hoy comí con mis compañeros del aula directiva, nos conocimos hace unos años, y nos hicimos amigos, no es frecuente que esto suceda, pero nosotros seguimos en contacto y organizamos comidas y reuniones para intercambiar opiniones de la vida profesional y personal.

Como en todas las reuniones de esta semana, empezamos hablando de la famosa crisis, como no, pero pronto cambiamos de tema, hemos intercambiado información de nuestras empresas, somos un grupo heterogéneo, los componentes del grupo trabajan en sanidad, metal, química, organización empresarial y tecnología, como veis es muy amplio el abanico de actividades y esto nos ayuda a tener una visión del mercado y del mundo de la empresa muy interesante.

A los postres como siempre, salen conversaciones mas ligeras, y hoy toco la nuevas tecnologías y los “ tiempos modernos ”, y hemos comentado como son los edificios inteligentes y como funcionan.

Estas en un hotel inteligente y quieres bajar el aire acondicionado y casi es imposible, las ventanas no se pueden abrir, salta un pitido al controler de turno, y te llaman, bajar la temperatura manualmente no es posible, tienes que llamar a recepción y ellos con el ordenador central hacen nuevos cálculos, para que la bajada de grados de tu habitación, no influya en el resto del edificio, porque el ordenador central se da cuenta y salta el pitido, así que después de un buen rato de esperar, quitas la llave electrónica de la cajetilla de control ( donde este una llave clásica se quiten estas ), y se apaga, se apaga todo :-), la televisión, el hilo musical, las luces, y el aire, vamos que no te queda otra, que irte a la calle a respirar.

Y otro caso que es muy curioso, es ir a un wc de los restaurantes de moda, primero debes adivinar cual es el de caballeros, porque los logos no se distinguen bien, y te cuesta un rato acertar, o sino esperar que salga alguien, así sabes cual es, ya estas dentro ¿ y que ocurre ? que no tiene interruptor de la luz, se enciende sola, esto esta bien, pero cuando estas de pie haciendo tus cosas, pensando en tus cosas, se apaga la luz, 🙂 claro no puedes moverte porque las manos las tienes ocupadas, y moviendo las orejas el sensor no te detecta, 🙂 y entonces rezas para que entre alguien mas, y bien, entra y claro te ve a oscuras y con las manos ocupadas, se pone a tu lado y moviendo la cabeza, te saluda, tu haces lo mismo, así la luz se queda encendida, pero ahora los dos os quedáis quietos mirándoos y “ plas “ la luz se vuelve apagar, claro a ver quien se mueve, ¿ porque que pensara tu compañero de fatigas si lo tocas sin querer ?.

Bien, ya has terminado y vas a lavarte las manos, y el agua no sale, porque no es un lavabo típico, es una cosa con una fuentecita, que debes pasar la mano por la célula, entonces sale agua, bien, pero cuando vas a coger el jabón, no sale agua, y otra vez a buscar la célula, por fin terminas de lavarte las manos, también has mojado la camisa y el pantalón, en esta situación te refrescas la cara para soportar mejor el momento.

Y vas a secarte las manos, pero no hay toalla, ni de papel, ni de tela, tienes un aparatito también automático, debes buscar como hace para salir el aire, bien lo consigues después de darla varias vueltas, pero ahora te quieres secar la cara, y ¿ que haces ? buscas una postura adecuada, es decir agachado y buscando el viento salvador, 🙂 como te estas quieto, para que no pare de salir el bendito aire, se apaga la luz, y dices para ti mismo, “ que no entre nadie ahora ”, pero nadie te escucha y entra tu amigo de mesa que estaba preocupado por ti, y te ve en esa postura, en fin, risas y comentarios para varias semanas.

Tengo mas ejemplo, pero los dejo para otro día, eso si quiero enviar un saludo a mis compañeros de mesa, Alfonso, Eduardo, Javier, Pedro y Salvador.