El ejecutivo OPEM.

Todos sabemos que es el e-mail, ha cambiado la forma de comunicarnos, esta conectado las 24 horas del día, es inmediato y no tiene un gran coste, ¿ pero lo usamos bien ?.

Vamos a la oficina y lo primero es ver el correo, sino tenemos nada interesante nos sentimos mal, si tenemos muchos, nos agobiamos, esperamos la confirmación de ese cliente que tiene pendiente confirmarnos un proyecto y sino llega, ¿ porque no lo llamamos ? no, nos quedamos pinchando una y otra vez al “ enviar y recibir “ como no llega, salimos a tomar café.

Que hacemos a la vuelta, volver a pinchar al “ enviar y recibir “, esto en el mejor caso, en el peor, es estar tomando café con tus colegas y sacar el ultimo teléfono vs. pda, y como no podía ser de otra manera, podemos leer nuestro correo de la oficina, entonces buscamos la Wifi de la cafetería, así nos sale mas barato, claro se nos enfría el café, pero chequeamos el e-mail.

Pasamos una media, de 2 horas y media al día, con el dichoso e-mail, filtramos antes de llegar a nuestro equipo más de 300 correos, tiramos a la basura más de 150 correos al día, nos quedan 15 de los amigos con chorradas, y el que no llega, es el que nos hace falta.

Pero no acaba aquí, nos vamos de la oficina, llegamos a casa, descansamos un rato, cenamos, y que ¿ hacemos ? chequear el e-mail del portátil de casa, eso hacemos, y por fin, llega el correo del cliente que esperábamos, pero claro es muy tarde para llamarlo, así que le escribimos y al día siguiente vuelta a empezar.

A este modo de ejecutivo, lo llamo OPEM ( obsesionado por el e-mail ). Debemos mejorar el uso de esta maravillosa herramienta, no podemos ser esclavos de ella, y unas sencillas recomendaciones nos pueden ayudar.

Estas son las mías : no chequee continuamente el correo, si no llega el esperado, llame por teléfono, sepa distinguir lo importante de lo urgente, los incendios los apagan otros, si al final del día, todas las bandejas no están ordenadas, no pasa nada, y por ultimo, no pierdas el contacto personal con tu gente ( conocidos, amigos, familia, clientes, proveedores ).