Envidia sana.

Hoy estuve todo el día en Barcelona ( hoy por el lunes ), y tuve envidia sana de los catalanes, siempre hablo en general por supuesto, estas en un restaurante y las conversaciones de tus compañeros de mesa, son de lo mas interesante, lo ultimo de las tecnologías, de la informática, de la empresa, hablan varios idiomas a la vez, pueden estar contigo hablando en castellano, con su mujer en catalán y con un socio de Londres en ingles.

Si ya se, que la envidia es el deporte nacional, pero a veces debemos hacer deporte y este es del bueno, estaréis de acuerdo conmigo que solo estamos a unos pocos kilómetros, pero en cuanto a cultura estamos a muchos años de distancia, y la pena es que nosotros vamos detrás.

Si, son desconfiados de lo que no conocen, son algo cerrados, pero cuando te dan su confianza es para siempre, y en cuanto a los negocios son capaces de crear una sociedad, asociación, una UTE, lo que sea para hacer “ negoci “, y en eso nosotros debemos aprender mucho, y eso que no estamos como hace unos años, vamos mejorando pero muy despacio.

Como trabajadores son muy serios, la calidad es lo primero, eso es bueno, pero mejor es cuando terminan, saben desconectar, saben comer bien, y salir con sus amigos, y tienen un buen sentido del humor, lo que yo llamo ironía catalana, y viajan mucho para aprender cosas nuevas, siempre que salgo fuera de España veo catalanes, eso si, mirando el euro mucho, ¿ pero eso es malo ? yo creo que no.

En resumen, debemos aprender de otros pueblos, y no solo me refiero a los catalanes, sino de todos, con sus costumbres, con su historia, con lo bueno y lo malo, saliendo de los tópicos, saliendo también de la política, conociendo gentes y hablando con ellos, seremos mejores si nos abrimos y cojamos lo bueno de ellos, tenemos que aprender mucho, y seguramente ellos de nosotros también.