Viajes y cotilleos.

La semana pasada estuve en Italia, y como estamos en un mundo global, pues vas como en un autobús, bueno quiero decir que el avión es como un autobús.

Los billetes los compras por Internet, muy barato, puedes ir a Italia por 19 €, y si lo compras con tiempo volver por 9 €, como anécdota el taxi hasta el aeropuerto cuesta 30 €.

Los asientos son pequeños, muy pequeños y para conseguir tener ventanilla, tienes que correr desde la puerta de salida, hasta la escalerilla del avión.

Esto es la globalización, no conoces a tu vecino, pero si al camarero de la cafetería que esta a los pies de El Duomo, así que vas a saludarlo de vez en cuando, como es tan barato.

Eso si, te cobra por una Coca Cola, unos 7 €, y este es el importe por poder estar sentado durante una hora, después de este tiempo, el encargado mira mal al camarero y este viene a preguntarte si quieres algo mas, así que te invita a que te vayas.

Pero si de verdad quieres dar envidia, a los viandantes de la galería comercial Víctor Manuel, siéntate en el café de Gucci, te cobraran unos 10 € pero te ponen una cucharilla de plata y una tacita estilo Luis XV.

Después de esto, pasear por Milán es muy creativo, esta todo lleno de anuncios de moda, y los Beckham en paños menores por todos los lados, por cierto estos si que viven bien, están de invitados en una casita de George Clooney en el lago Como, os recomiendo su visita.

Y lo mas bonito, pasear por los bulevares, oyendo tocar a un violinista la música del Padrino, que es una de mis películas favoritas, y ver como se llenan las maletas de regalos para los demás.