¿ Que les pasa a los cajeros de los bancos ?

No me refiero a las maquinitas estás que dan dinero, cuando tienes claro, sino no, no te dan mas que un papelito, con el saldo deudor.

Me refiero a los bancarios ( no confundir con banqueros ), que están al otro lado de la ventanilla o sin ella, y te atienden en tus gestiones, ¿ porque tienen tan mala cara ? ¿ no han dormido bien ? y ¿ porque les cuesta tanto darte tu dinero ?, ni que fuera suyo.

Hace unos días, me fui a un banco a realizar una transferencia, no la podía hacer por banca electrónica, porque el ordenador decía que era mucho importe, bueno a lo que voy.

Llego a la oficina, llamo al timbre, me miran desde dentro, y después de pasados unos segundos, me abren, entro, digo buenos días, y aun estoy esperando que alguien me conteste. La situación era mas o menos esta, el señor ( interventor ) de la mesa, esta con un amigo charlando de sus cosas, en la fila delante mío, tengo una madre africana con dos niños, ninguno de los tres hablaba español, delante un señor gastando bromas con la cajera, que me mira por encima de su hombro y no le dio importancia a mi llegada.

Así que seguimos con la cajera, hoy es la protagonista, después de gastar bromas, risas y tonterías con su conocido, escribe en el ordenador, imprime un papel, y se va al señor de la mesa ( interventor ), a preguntarle si estaba bien hecho, este le contesta con la cabeza, vuelve a la caja y sigue de bromas, en este momento llevo esperando unos 10 minutos, por fin se despiden, y la cajera vuelve a su ser, deja la sonrisa, las buenas maneras, y se pone a leer, lo que había escrito antes.

La señora africana, dice un tímido, buenos días, y deja un papel con dinero en el mostrador, yo no trabajo en el banco, pero esta claro que quiere enviar dinero a su familia, la cajera ni la mira, ni le contesta, coje el papel y hace el ingreso, no le dice ni hola, ni adiós, únicamente cuando los niños quieren coger unos papeles de publicidad y parecen pedir permiso, dice un, cojelo, cojelo.

Bueno, ya me toca, le digo buenos días, me contesta sin mirarme, y empieza a mover unos papeles que tiene en la mesa, deposito mi documento de transferencia y espero a ver que hace, pasan unos segundos interminables, ( en este momento llevaría, como 25 minutos en la fila esperando ), por fin se decide a preguntar que quiero, se lo digo, coje el papel con desgana, y empieza a preguntarme, todo lo que tiene escrito el papel, ¿ para quien es ? esta escrito, ¿ que importe ? esta escrito, ¿ que concepto ? esta escrito, cuando me dijo ¿ para que cuenta ? ya le tuve que decir, señora quiere leer el documento por favor, me mira con cara de pocos amigos y vuelve al ataque, ¿ tiene usted poderes ? si, ¿ lleva el dni ? si, ¿ me tendrá que firmar ? si.

Parece que vamos adelantando, muy poco a poco, pero vamos bien, en la fila ya tengo tres sufridores detrás, repasando sus papeles, sus documentos, sus dni,s y sujetando sus nervios.

Por fin acaba, lo firmo, y ¿ que hace ? sale a preguntarle al señor interventor, si estaba bien o ¿ me tenia que pedir mas firmas ?, así que menos mal que le dijo, que estaba bien, sino me veo firmando mas papeles, para llenar la vida de un funcionario, que parece que solo existe para molestar, en vez de ayudar.