Este pedazo de capital.

Llevo todo el día en Madrid, y he notado cambios, todos positivos, hace años que vengo, a veces por trabajo y otras por turismo.

Cuando vengo de trabajo, me refiero a reuniones con clientes o proveedores, vienes con traje, corbata, en fin con el uniforme típico de “ ejecutivo “, y en los sitios que visitamos pues ya saben de que va, así que nos tratan bien, pero a veces se exceden en los precios.

Porque se supone que las “ tocamos “, pero últimamente noto que no tanto, que todo el mundo quiere quedar bien y que repitas, me refiero a los camareros o gente de tema servicios.

Otros días vengo de turista, y eso se nota mucho mas, como vistes, y el acento, muchas veces me dicen, ¿ que mañicoo , no ¿?? Pues si, y a mucha honra.

Antes notaba que los taxistas, los camareros, se pasaban un poco y a veces un mucho, pero ahora no, parece que los tiempos están cambiando, que quieren que vuelvas, o no te vayas con la sensación esa de, ¡ me parece que me han engañado !. Se usa más el señor, buenas tardes, esos detalles que ayudan mucho.

Esta tarde, ya con la ropa de turista, entre a una joyería, por ver que relojes tenían, al llamar al timbre pensé, no me van a abrir, si voy con zapatillas, pero si, me abrieron y me atendieron muy bien, al final me regalaron un catalogo de relojes, una tarjeta con un descuento para la próxima vez, y una tarjeta de visita, para llamar y decir cuando quiero venir, antes no me hubieran abierto la puerta, casi seguro.

Si seguro que alguien piensa que no, que exagero, que es casualidad, pero bueno cuento lo que a mi, me pasa, y fue así.