Que difícil es hacer la compra semanal. (Parte 2)

Después de comprar unos 30 productos, y tener los mismo problemas, llega el momento de pasar por caja, y nunca mejor dicho.

Sigues empujando el carrito hacia las cajas, observas en que fila hay menos compradores, – aquí no, que van lentos. – aquí tampoco, mucha gente. – en esta, que la chica parece rápida, te pones en al fila a esperar, que te toque.

Vas llegando, retiras todos los productos del carrito y los subes a la maldita mesa automática, que solo va cuando ella quiere, y cuando ya llegas, escuchas. – señor, debe esperar unos minutos tengo que enviar dinero arriba. – ¿ como, al cielo ?. – que debo hacer la caja y retirar dinero para la oficina, señor.

Y se pone a contar los billetes muy despacio, para no equivocarse, los pone en un recipiente de plástico, y se acerca a la columna, donde están los tubos que llevan el dinero a la oficina, lo lanza y adiós dinero, ¿ quien los recojera ? es un buen trabajo ese, esperar que los billetes lleguen.

Por fin me atiende, y empieza la lucha de ver quien es mas rápido, ella pasando los productos por el lector de códigos de barra o yo metiéndolos en las bolsas de plástico, que por supuesto tarda en darme para así ganar la carrera. – deme mas bolsas. – voy. – mas bolsas. – voyyy.

Cuando tienes todo empantanado encima de la mesa, te suelta. – señor son 154,50 euros, le sueltas la visa, y sigues metiendo productos en las bolsas, pero ella siempre gana. – firme aquí. – ya voy pesadillas. Entonces piensas, debería a ver ido a la cajera nueva, es mas lenta.

Ya esta el carro lleno, la visa en la cartera, y empujas hacia el garaje, pasas por el cajero, como has tardado tanto, te has pasado de las dos horas gratis y tienes que pagar. – pero solo 2,35 €.

– ¿ cual era el sótano 1 ó 2 ?. – el dos, vamos. Bajas al sótano dos, y que ¿ ves ? varias familias dando vueltas, llamando al coche, con el mando a distancia, plis plas, plis plas, un coche enciende las luces, y todos los carros van para el, pero solo uno es el afortunado, el ríe, los demás empiezan a desesperar, le meterían el mando del coche a los críos en la boca, que preguntan que cuando van a salir del garaje, el padre mira con cara de pocos amigos a la mujer y le suelta. – te lo dije, me gusta mas la tienda de la esquina.

Ya estamos en el coche, ahora solo falta llegar a casa, acarrear las bolsas y dejarlo todo en los armarios.

Estoy pensando en compra on line, sera mejor.

4 opiniones en “Que difícil es hacer la compra semanal. (Parte 2)”

  1. Lo mejor es ir a comprar con alguien para repartirse en distintas filas para pagar.

    Ayer fui a comprar y me paso una de las cosas que más de desesperan… la persona que iba delante mío se equivocó en la frutería de pulsar el numero de los tomates y puso el de los plátanos. El precio era distinto así que la cajera le dijo que tenía que volver a pesarlo y pulsar el número correcto. Bueno, esperábamos que volviera, pero tardaba mucho… y fue porque aprovecho para coger alguna cosilla más que se le había olvidado… que paciencia…

    Para no esperar filas y desesperarse, comprar en el supermercado online… es buena solución.

  2. Yo he comprado por internet en Mercadona. El servicio es inmejorable (te cobran 7 "ebros" (como decia mi abuela), por el porte). La pagina te permite guardar listas de la compra. Como anecdota, :)) un amiguete, con bastantes dioptrias, recibió en casa 60 botellas de leche….vaya para criar al vecindario.:))

Comentarios cerrados.