Vacaciones con Braulio y familia.

He conocido en el viaje a una familia, son de un pueblecito de Aragón, buena gente, algo de pueblo, pero son majos.

Los vi llegar al aeropuerto, y ya se noto que eran diferentes, al pasar por el detector de metales, pito la maquinita, llevaban bocadillos con papel de aluminio, y la guardia civil, casi sin poder hablar, de la risa, les pidieron que quitaran el papel, así que pasaron con los bocatas en la mano.

Bueno, no os he contado que son 6 de familia, el matrimonio, los tres hijos y la abuela, que viene porque, el billete del pequeño así es gratis, por cada adulto un niño gratis, ya sabéis cosas de las agencias de viaje.

En el hotel se hacen notar enseguida, cuando les dieron la llave de la habitacion, ya dijeron ” donde este la llave tradicional “, no me gustan las llaves de tarjetas de credito, y sobre todo en la playa, según dice Braulio ( el padre ) este viaje van de “ ricos “, alquilan hamacas, bueno alquilan dos, en una hamaca se tumba uno, diez minutos y los otros miran desde la segunda esperando su turno.

Como hemos congeniado bastante, ayer me dice Braulio, – he reservado mañana para comer todos juntos, – muy bien, le dije, – ¿ donde ?, – en un restaurante muy chulo, aquí cerca, creo que se llama McDona no se que. Bueno, pensé, como se abran reído las chicas, cuando a reservado. 🙂 :-).

Hoy hemos estado en un campo de golf, quería probar que era eso, así que se vino conmigo y los chicos, al llegar nos han preguntado el Handicap, y claro Braulio soltó, -handica ¿¿ que ?. Vamos que no nos dejaban jugar, al pregúntale por la talla del guante, pidió dos, hay si se noto que no juega nada al golf.

Total que vamos al hoyo uno, y le digo, – Braulio coje el driver, y el ha cojido un hierro, y le dije – el grande, el cabezón, y ha cojido al chico mayor, casi nos echan del campo.

A la vuelta hemos ido, a buscar a las mujeres a la playa, y había que ver la escena, la abuela durmiendo, roncando, la madre comiendo un bocata, que quito del desayuno del hotel y mi mujer desaparecida comprado algo.

Teníais que ver las sesiones, de las comidas en el hotel como son, como es buffer libre, todo el mundo llena los planos, como si fuera la última vez que van a comer, estoy seguro que nadie como así en casa, se ponen las botas, y luego el ascensor solo hace pitar y pitar por el exceso de peso.

Bueno, me voy a dormir, mañana he quedado con Braulio para ir en paracaídas, detrás de una lancha, le hace mucha ilusión, dice que le recuerda cuando hizo la mili en Alcantarilla.

¡¡ Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia !!.