Braulio y los coches

Esta tarde estuve con Braulio, venia de cambiar las ruedas a su “siempre estoy apretando tornillos” ( seat), y venia muy molesto, porque han tardado 7 días en el cambio.

Que si no tenemos las ruedas, que si no esta la llave especial, en fin todo excusas, al final vas y esta el mecánico de cháchara tomando café.

Y me decía,

que envidia tengo de Fernando Alonso, a el, se las cambian en 7 segundos.

– claro que sus ingenieros no son españoles

– porque si fueran mecánicos de aquí, no me lo imagino así de rápido.

– la mitad estarían tomando café, y la otra mitad fumando un pito.

– entra Fernando, y no ve a nadie en el box, ¿donde estáis? grita por el micrófono de su casco.   

Y alguno le contestaría, – ehh tranqui, estamos en nuestro tiempo de descanso, ¡que prisas!, espera que nos acabamos el café, que modales.

Y después viene el repostaje, y el del mono blanco le dice a su compañero- ¿este que lleva? jefe, ¿de la buena o de la otra?.

Mientras Fernando Alonso, haciendo nervios, vamos como la vida real, como nos pasa a todos, o peor.

Paras a llenar el deposito de  gasolina y te encuentras el cartelito, “en esta gasolinera no tenemos servicio, llene usted mismo su deposito, pero antes pase a pagar por caja”.

Total, que envidia le tengo a Fernando, tiene veinte ingenieros para el solo, para poder atender de maravilla a su coche, no como el resto de los mortales.