Carta de un funcionario a su banco

Muy señores míos:

Por la presente lamento comunicarles que he decidido pagar un 5% menos en el recibo mensual de la hipoteca que tengo con su banco. Ha sido una decisión difícil pero me es imprescindible recortar gastos para salvar mi economía particular y reducir mi déficit.

En situaciones como ésta es cuando todos debemos arrimar el hombro por lo que les pido comprensión y solidaridad.

Al fin y al cabo yo, como el resto de ciudadanos, colaboré en su día en la
inyección de liquidez que recibieron ustedes para salvar el sistema
financiero.

En realidad me he visto forzado a tomar esta decisión porque mis padres, al
ver el saldo de mi cuenta corriente, temen verse en la obligación de
dejarme dinero y ustedes, como banqueros que son, saben mejor que nadie que no tiene sentido poner capital si no es para conseguir pingües beneficios.

Me he informado y sé que es lícito tomar este tipo de decisiones de forma
unilateral y sin previa negociación (Hay precedentes, ver declaraciones del
Presidente del Gobierno en el parlamento el pasado 12 de mayo).

Aprovecho la ocasión para comunicarles que ya dispongo de suficientes
sartenes y no necesito que me regalen ninguna más.

Atentamente,

Un funcionario hipotecado.