Braulio en el SIMO (1ª parte)

Esta semana estuve en el SIMO en Madrid y me fui con Braulio, por no ir solo, que siempre da más palo, así que alli nos fuimos los dos, aparecimos en la Estación sobre las 7 de la mañana, y empezaron los problemas. La fila del control de maletas, llegaba casi hasta la puerta, nos toca pasar los maletines por el scaner, y Braulio no lo ve claro y no suelta su mochila, el “controler” le dice,
– señor suelte la mochila y dejela en la cinta para scanearla.
– no eso nada, que no se donde va a parar, y no me la devuelves. 🙂
– señor por favor.
– que no. Vino la policia, y Braulio no suelta la mochila, ¿que paso al final?.

Braulio paso entero con mochila y todo, y empezo a pitar por todos los lados, lo esperamos al otro lado de la cinta, la policia lo registra, le quita la navaja del almuerzo, el papel de plata para hacerse cigarrillos, el mechero “chisquero”, las piedras del “chisquero”, un cortauñas, la navaja suiza multiusos, y algunas cosas mas que no me acuerdo, cuando bajamos a las vias, el tren ya estaba casi para arrancar, subimos rápidos y buscamos nuestros asientos. Por fin sentados, y ahora viene lo de la azafata.  🙂
– ¿prensa?
– si, dame el abc, el pais, el mundo y el marca, quiero estar informado.
– señor, solo uno
– si uno de cada, esta bien.  La azafata desesperada le dejo el carro con las prensa y se fue.
– señor, ¿toallita humeda?.
– no, que me mojo.
– la carta señor, ¿tomara desayuno frio o caliente?.
– lo dos chata, que vamos a la capital. 🙂

Braulio se tomo su desayuno y el mio, despues empezo a leer la prensa, pero se quedo dormido, los ronquidos se oian desde tres vagones atrás, pero como ibamos en Club, pues nadie se atrevio a decir nada.
De repente se despierta y ve la velocidad que marca el display en el vagón.
– ¿esos kilometros faltan? 299
– no, es la velocidad que lleva el tren en estos momentos.
– pero estan locos, yo me quiero bajar,  🙂  esto no es seguro, si va casi volando.
– tranquilo Braulio, que ya estamos casi en Madrid.
– y a este tio ¿no lo multa la guardia civil?
– creo que no.
– entramos en la estación de Atocha y Braulio va directamente al vagón del conductor (maquinista jefe), y le pide explicaciones de la velocidad, el conductor (confuso) le dice que otro día intentare venir antes.  🙂
– lo dejamos aqui, pero voy a buscar a un guardia civil, a ver que opina. Despues de esto, lo despisté y no buscó a nadie, nos fuimos a por el cercanias, que nos llevara hasta Nuevos Ministerios y despues el metro de la línea 8.

Bajamos las escalera mecánicas porque venía el tren, tuvimos un pequeño incidente por ponerse Braulio a la izquierda de la escalera, ya sabeís que ese la lado es para los “corredores”, y me decía.
– ¿pero donde van tan deprisa? que se van a matar.
– pues al trabajo
– pero que tios mas trabajadores, estos madrileños  🙂
Ya entramos en el tren, y llegamos a nuestra parada, sin muchos problemas más, pero claro cuando llegamos a Nuevos Ministerios, es otra historia, es una ciudad debajo de otra, es inmenso, todo el mundo corre, nadie saluda, y Braulio que es muy educado, iba todo el rato.
– hasta luego, luego nos vemos, hasta luego.
– Braulio, vamos corre.
– ¿pero no estamos en el Simo?.  🙂 
– no, esto es una estación, vamos a cojer el metro.

Al intentar salir para cojer el metro, habiamos perdido los billetes, y no podiamos salir, asi que tuvimos que colarnos, ¿como?  🙂   yo tuve suerte y me “solape” a una jovencita, pero Braulio le toco una señora entrada en carnes y cuando parecía que lo habían conseguido,  🙂  se atascaron las puertas ( ya sabeís que son dos que se abren por la mitad) y estuvimos 10 minutos tirando de ellos para sacarlos, la señora estaba algo preocupada, pero a Braulio se le veía bien apretadito a ella.  🙂

2 opiniones en “Braulio en el SIMO (1ª parte)”

Comentarios cerrados.