Judas tenía que ser

 
Siempre Judas. 
Jesús, muy preocupado, llama a sus discípulos a una junta de emergencia por el alto consumo de drogas en la Tierra. Después de mucho pensar llegan a la conclusión de que lo mejor para poder afrontar el problema es probar droga ellos mismos y después tomar las medidas pertinentes. Se decide que una comisión de discípulos baje al mundo y consigan diferentes drogas. Se efectúa la secreta operación y a los dos días empiezan a retornar los comisionados. Jesús espera en la puerta y llega el primer discípulo: 
– ¿Quién es? 
– Soy Juan. 
Jesús abre la puerta. 
– ¿Y tú qué traes, Juan? 
– Traigo hachís de Marruecos. 
– Muy bien hijo, entra. 
– ¿Quién es? 
– Soy Marcos. 
Jesús abre la puerta. 
– ¿Y tú qué traes, Marcos? 
– Traigo marihuana de Jamaica. 
– Muy bien hijo, entra.
 – ¿Quién es? 
– Soy Mateo. 
Jesús abre la puerta. 
– ¿Y tú qué traes, Mateo? 
– Traigo cocaína de Colombia. 
– Muy bien hijo, entra.
 – ¿Quién es? 
– Soy Pedro. 
Jesús abre la puerta. 
– ¿Y tú qué traes, Pedro? 
– Traigo crack de Nueva York. 
– Muy bien hijo, entra.
 – ¿Quién es? 
– Soy Lucas. 
Jesús abre la puerta. 
– ¿Y tú qué traes, Lucas? 
– Traigo speed de Amsterdam. 
– Muy bien hijo, entra.
 – ¿Quién es? 
– Soy Judas. 
Jesús abre la puerta. 
– ¿Y tú qué traes, Judas? 
– ¡¡¡A LA GUARDIA CIVIL!!! ¡¡¡TODOS CONTRA LA PARED!!! 
  

2 opiniones en “Judas tenía que ser”

Comentarios cerrados.