Reglas para revolucionarios

Después de muchos años trabajando en varias empresas, de pelear con los clientes, con los proveedores, los bancarios y demás “tribus” que rodean al mundo empresarial, ¿sabéis que es lo más difícil de gestionar?, que creéis que son las ventas, las compras, los temas financieros, pues no, lo más complicado, lo más difícil, es el propio personal de la empresa.

Las personas somos complicadas por naturaleza, eso es lo normal, tememos a los cambios, tememos que nos cambien nuestras costumbres, perder nuestro “status”, como se dice ahora.
Cuando he trabajado en empresas donde no era el gerente, pues esto era más fácil, son compañeros, y alguien solucionará el tema, yo cumplía con mis objetivos económicos o de producción y estaba tranquilo, pero cuando tu eres el gerente y además socio de la empresa, el tema se complica mucho, no tienes a nadie por encima donde mirar, o donde señalar con el dedo, y decir, – ese lo solucionará.

Y si a esto, sumas que eres un “culo inquieto” todo se complica mucho más, uno tiene muy claro en su cabeza que quiere hacer y a donde quiere llevar su empresa, (esto lo doy por hecho, porque sino es mucho peor 🙂 ), pero los demás no, y tienes que explicarlo y volver a explicarlo. ¿Y entonces qué ocurre? pues que como somos humanos, no nos gusta que nos cambie nuestra forma de trabajar, y empezamos a dudar, y empezamos a poner pegas, y ¿qué hace el gerente? sigue trabajando en su idea, y sigue intentando ganar la “batalla”, y poco a poco pone a su lado a sus aliados, esperando conseguir que toda la plantilla este con él.

Las pasadas navidades me regalaron un libro de Guy Kawasaki (supongo que lo conocéis, estuvo en el último FICOD), Reglas para Revolucionarios, en la portada escribe tres frases cortas que definen una forma de trabajar, dice esto: crea como un dios, ordena como un rey, trabaja como un burro. Bien, pues cuando lo leí, pensé –soy yo. Y aquí estoy intentando crear un producto nuevo, mandando al que se pone por delante y trabajando como el más burro :-). Ganaré la batalla cueste lo que cueste.

7 opiniones en “Reglas para revolucionarios”

  1. Animo Pablo.
    Creo que conseguirás lo que te propones.
    Y aunque no lo sepan, los que trabajan a tu lado estarán mejor después de los cambios.
    Hace falta paciencia, para ti y para ellos, mientras lleguen los resultados a esos cambios que vas pensando, pero por lo menos lo que tenéis seguro es que ni tu ni ellos os vais a aburrir en el camino: no hay nada peor que hacer siempre lo mismo…
    Me encanta verte como un revolucionario.
    Suerte ;-))

  2. Estoy de acuerdo contigo, Pablo. Y además, hago mías tus palabras.

    A veces tiene uno la sensación que hay gente que no valora lo que se hace, que se piensa que está uno todo el día de cachondeo, vamos que no trabaja.

    Pero bueno, ánimo y adelante, ahora no pares esto que no estás solo.

  3. Ya sabes que no es cuestión de ganar la batalla, sino la guerra.

    El que se acomoda está perdido, hay que buscar nuevos caminos y adaptarse, vivan los revolucionarios.

  4. Seria un valor añadido que las personas que pertenezcan a la comunidad tuvieran algun tipo de descuento si compran en las empresas asociadas en la comunidad. Seria interesante que los del social media que os estais inventando trascendiera al mundo físico con un carnet de socio. Esto si seria algo mejor que facebook pues le da un valor añadido a tu comunidad y está alineado con la mercaderia que aqui se pretende. Talvez en un futuro incluro incluso asociando la Tarjeta de ciudadano de Zaragoza…que dicen que hace descuentos alli donde vas…etc… Imaginate que en ese carnet apareciera impreso el logotipo de Analize como punto de acceso a toda una red virtual de asociados…..¿Te mola la idea?…cuando lo tengas… avisa…que me doy de alta.

Comentarios cerrados.