Una gran lección, de atención al cliente

Para todos aquellos que tienen que atender a “gente borde”:

A esta empleada de atencion al cliente de Virgin Airlines en Sydney, se le tenia que haber dado un premio hace unos meses por ser tan lista y cachonda, pero a la vez decir las cosas claras con un cliente que
probablemente tendria que haber viajado en la bodega con equipaje.

Un abarrotado vuelo de Virgin fue cancelado cuando el avion 767 de la compania fue retirado por cuestiones de seguridad. Solo una empleada de atencion al cliente estaba intentado encontrar vuelos alternativos para
todos los pasajeros.

De repente, un pasajero muy cabreado se salto la cola para ponerse delante del mostrador. Con un golpe deposito su billete en el mostrador y dijo:
-“Tengo que salir en el primer vuelo y tengo que ir en Primera”

La empleada le contesto:
-“Lo siento mucho, señor. Estaré encantada de ayudarle, pero antes tengo que ayudar a estos pasajeros, que estaban antes que usted, estoy segura que lo solucionaremos”

El pasajero todavía más cabreado le gritó:
– “Sabe usted quién soy?”
A lo que la empleada, sin pensarselo, cogió el micrófono de megafonia y anunció:
– “Atención por favor”, su voz se escuchó por toda la terminal, “Tenemos un pasajero en el mostrador numero 14 que no sabe quién es. Si alguien lo sabe, y puede ayudarle, por favor presentense en el mostrador 14”

Todos los otros pasajeros detras de él se partían de risa. El pasajero borde miró a la empleada y le dijo:
-“Anda y que te jodan”
A lo que ella le contestó:
-“Lo siento señor, pero para eso también tiene que hacer cola”

1 opinión en “Una gran lección, de atención al cliente”

Comentarios cerrados.