Las clases de Braulio

Ayer estuve con Braulio, y como siempre me sorprendió, me cuenta que está trabajando de profesor :-).  Y esta semana estaba con un grupo de chavales, que están estudiando temas de redes y cosas de estas nuevas, como la social media y me contaba lo siguiente.

Mira Pablo que tíos mas preparados oye, fantásticos, buena gente, con nivel. Te voy a contar, hicimos un ejercicio que trataba de lo siguiente, dos hacían de clientes con una empresa y otros tres hacían de consultores de marketing social media.

A la pizarra salieron, San y Dan, dos tíos majos, plantearon un negocio de “alcachofas”, bien pensé es todo un reto, como consultores estában Abra, Che y Adri, buenos tíos, majos y muy preparados, empezaron a hacer las típicas preguntas de ¿Qué vendéis? Alcachofas ecológicas de lujo ¿Dónde? Donde podemos ¿Cómo? En la revista mil millonarios ¿A cuento? Muy caras.

Las siguientes preguntas fueron ¿Qué embalaje usáis? Papel de platino y cajas de mármol, 🙂  ¿Quién las embala? Mi madre, 🙂 contesto Dan. ¿Zona de venta? El mundo mundial. ¿Cuánto lleváis en el negocio? 10 años. Le conteste si llevas 10 años con esta empresa y aun no habéis cerrado, no te hace falta la social media.  Se preguntó ¿el presupuesto mensual?, 30.000 €.

Llegado este momento dejamos de preguntar y empezamos a preparar una estrategia, y al final quedo esto, vamos a hacer las siguientes acciones, el producto se llamará “Alcachofas Sandan Lux”. Las venderemos en envases de dos, a un precio muy alto y cada tres envases regalaremos un reloj Rolex.

Nuestros clientes los buscaremos en la lista de Forbes, haremos que Arguiñano las cocine en la Televisión, y le prohibiremos a Ferrán Adrià del El Bullí, que las use con su famoso hidrogeno liquido. Además haremos una campaña con Leo Harlem y su famoso monólogo del restaurante, cuando dice ¿Cómo encontró el señor la merluza? dirá, de casualidad 🙂  estaba tapada con la súper Alcachofa Sandan Lux, yo creo que esto funcionará bien.

Los que hacían de clientes se quedaron convencidos, aunque San no paro de hablar y hablar durante toda la presentación, mientras Dan se hacía fotos en el sillón del director. Por parte de los consultores Abra, Che y Adri tuvieron que pensar mucho para dar esta solución, tan descabellada como original, aunque no tanto como el producto.

Cualquier parecido con la realidad, es mera coincidencia. 🙂

1 opinión en “Las clases de Braulio”

  1. Pingback: Pablo Martín » Archivo del Blog » Posteos que me gustaron en Marzo

Comentarios cerrados.