Hablemos de velocidad

Hoy me apetece escribir de la velocidad, y ¿por qué? pues porque me apetece, porque en estos momentos voy escribiendo en un avión, que vuela a mas de 1.000 km/hora, según dijo el comandante, 🙂 y porque esta tarde un amigo me dijo (más o menos), “es que vosotros teneis mucha facilidad para el cambio”.

Y es verdad, la velocidad esta en nuestras vidas como algo natural, lo queremos todo para ya, rápido, rápido, no quiero esperar mas, “señor dame paciencia, pero ya”.

Bueno voy a intentar central el tema, todo empezó con Darwin, si ese que dijo, “solo sobreviven las especies que se adapten mas rápido al entorno”, no las mas fuertes, sino las mas rápidas, claro si esto lo pasamos al escenario de la empresa, ya no oímos como antes, esta empresa es una roca o esta empresa es para siempre, no ahora queremos oir, esta empresa se adapta muy bien a los tiempos, o esta a la ultima.

Y valoramos mas la empresa rápida en adaptación, que la mejor en historia, claro cuando hablamos de empresas también hablamos de personas, sino las empresas no existen, y que ocurre ¿si las personas tienen miedo o rechazo al cambio? pues que los cambios no se llevan a cabo, y esto tiene mucho peligro, tanto como las especies del principio darwiniano.

En todas las areas del negocio necesitamos velocidad, los de tecnología porque se les esta acabando el chollo, ese monopolio de conocimientos que tenían, ya no es tanto, todos sabemos mucho de tecnología.

Los comerciales porque les llegan impulsos por muchos mas canales que antes, y deben estar muy rápidos para responder al cliente que demanda esa velocidad de respuesta. Los gerentes porque como no faciliten la innovación, la empresa pagara muy caro no estar a la ultima, los gerentes deben estar continuamente favoreciendo herramientas de innovación y deben estar formando a sus equipos continuamente, comunicar y comunicar pero también escuchar, igual que deben estar muy atentos a cualquier cambio dentro de su empresa.

Antes comentaba la resistencia de algunas personas a dejar su estatus de confort, el miedo al cambio, la incertidumbre es algo natural, debemos ser capaces de contar nuestros proyectos mas lanzados, a todo el personal de la empresa y mas importante, debemos hacerlo suyo, eso es fundamental, un equipo que ayuda a consolidar un proyecto, donde ha participado activamente, es un equipo ganador.

Asi que los deberes de este verano son, pensar si podemos mejorar nuestra estrategia, que esfuerzo nos va llevar y si podemos contar con nuestro equipo.