Tenemos que ser personas y no máquinas

Si ya sé, el titulo es una obviedad, pero es lo que pienso, estamos perdiendo el contacto con los demás, mucho e-mails, mensajes de móvil, redes sociales y más y más, pero poco contacto.

Y hablando de redes sociales, las redes no son de ahora, son de siempre, siempre han existido, pero de otro modo, la cuadrilla de toda la vida, o la pandilla, o la banda, o la comunidad de tu casa, el listado de tus clientes o de tus proveedores, da igual como lo llamemos, son redes sociales, y han existido desde que existe el hombre, es decir SIEMPRE.

Últimamente solo veo señales negativas, le escribimos a alguien por Facebook, después le enviamos un DM por Twitter, como no dice nada, un e-mail con el ordenador o con el teléfono, como no contesta vamos a la oficina y le enviamos un fax, no vaya a ser que todo lo anterior no funcione.

¿Entonces qué pasa? vamos pensando en negativo, y nos vamos calentando, cuando el amigo/cliente nos contesta, ya estamos a tope de cabreo, y le contestamos mal, y solo son malos entendidos, pero ¿sabes una cosa? no lo llamamos por teléfono para entender el tono del correo.

No, contestamos con otro con un tono un poco más alto, y al final, al final no sabemos como empezó, pero todos estamos mosqueados, por algo que casi no tiene importancia, y que hace años tomando un café se solucionaba.

Os contaré, ahora recordando los cafés que he llegado a tomar con clientes, era una maravilla, era el mejor contacto, siempre hacia buenos negocios tomando café y más si ibas a comer, teníamos más tiempo, no éramos maquinas.

¿Sabéis? que podía llevarle unos bombones a la secretaria, para que me recibiera su jefe, o llevarle unos puros al portero que no te dejaba pasar, ahora no.

Ahora me peleo con todo tipo de servidores de correo, mensajes y demás herramientas de comunicación, y si no funcionan no puedo hacer casi nada.

Por cierto no penséis que estas líneas están en contra de la social media, ni mucho menos, al revés, son validas, muy validas, pero por favor acompañarlas con el roce, con un abrazo (de más de 8 segundos, sino no es abrazo), con un buen apretón de manos, tomando muchos cafés, comiendo con todo el mundo.

En cuatro palabras, no olvides ser persona.