Como hemos cambiado, a peor ??

Esta es la carta que escribió una señora al programa de Luis del Olmo para que la leyeran en directo:

‘Desde que las insignias se llaman pins, los maricones gays, las comidas frías lunchs, y los repartos de cine castings, este país no es el mismo: ahora es mucho, muchísimo más moderno.

Antaño los niños leían tebeos en vez de comics, los estudiantes pegaban posters creyendo que eran carteles, los empresarios hacían negocios en vez de business, y los obreros, tan ordinarios ellos, sacaban la fiambrera al mediodía en vez del tupper-ware.

Yo, en el colegio, hice aerobic muchas veces, pero, tonta de MI, creía que hacía gimnasia. Nadie es realmente moderno si no dice cada día cien palabras en inglés. Las cosas, en otro idioma, nos suenan mucho mejor. Evidentemente, no es lo mismo decir bacon que panceta, aunque tengan la misma grasa, ni vestíbulo que hall, ni inconveniente que handicap…

Desde ese punto de vista, los españoles somos modernísimos. Ya no decimos bizcocho, sino plum-cake, ni tenemos sentimientos, sino feelings.

Sacamos tickets, compramos compacs, comemos sandwiches, vamos al pub, practicamos el rappel y el raffting , en lugar de acampar hacemos camping y, cuando vienen los fríos, nos limpiamos los mocos con Kleenex.

Esos cambios de lenguaje han influido en nuestras costumbres y han mejorado mucho nuestro aspecto. Las mujeres no usan medias, sino panties y los hombres no utilizan calzoncillos, sino slips, y después de afeitarse se echan after shave, que deja la cara mucho más fresca que el tónico.

El español moderno ya no corre, porque correr es de cobardes, pero hace footing; no estudia, pero hace masters y nunca consigue aparcar pero siempre encuentra un parking.

El mercado ahora es el marketing; el autoservicio, el self-service; el escalafón, el ranking y el representante, el manager. Los importantes son vips, los auriculares son walkman, los puestos de venta son stands, los ejecutivos son yuppies, las niñeras son baby-sitters, y hasta nannies, cuando el hablante moderno es, además, un pijo irredento.

En la oficina, el jefe esta siempre en meetings o brain storms, casi siempre con la public-relations, mientras la assistant envía mailings y organiza trainings; luego se irá al gimnasio a hacer gim-jazz, y se encontrará con todas las de la jet, que vienen de hacerse liftings, y con alguna top-model amante del yoghurt light y el body-fitness.

El arcaico aperitivo ha dado paso a los cocktails, donde se jartan a bitter y a roast-beef que, aunque parezca lo mismo, engorda mucho menos que la carne.

Ustedes, sin ir más lejos trabajan en un magazine, no en un programa. En la tele, cuando el presentador dice varias veces la palabra O.K. Y bailar como un trompo por el escenario se llama show, bien distinto, como saben ustedes, del anticuado espectáculo; si el show es heavy es que contiene carnaza y si es reality parece el difunto diario El Caso, pero en moderno.

Entre medias, por supuesto, ya no ponen anuncios, sino spots que, aparte de ser mejores, te permiten hacer zapping.

Estas cosas enriquecen mucho.

Para ser ricos del todo, y quitarnos el complejo tercermundista que tuvimos en otros tiempos, solo nos queda decir con acento Americano la única palabra que el español ha exportado al mundo: la palabra SIESTA.’

Espero que OS haya gustado… Yo antes de leerlo no sabía si tenía stress o es que estaba hasta los cojones.****

¿Montamos una SICAV?

Recibo este correo, leedlo no tiene desperdicio.

Si nos juntamos unos cuantos, reunimos entre todos 2.404.048,00 euros, entonces podremos crear una SICAV y, a partir de ese momento, no tendremos que pagar ya más que un 1% de impuestos a Hacienda.

Ésto no es ningún chiste. Es ingeniería financiera totalmente legal.
Por cierto,entre otros conocidos de otros partidos, varios “progres” y “de la ceja” -que tanto vocean hoy_ tienen su dinero en SICAV
Mira algunos ejemplos aclaratorios:

Pedro Almodóvar, Ana Rosa Quintana, Morientes… y muchos otros, sólo pagan el 1% de impuestos. Y los “progres” todavía no han dicho ni mu… más bien dirigen algunas.

El cineasta Pedro Almodóvar, la presentadora de televisión Ana Rosa Quintana y el ex jugador del Real Madrid, Fernando Morientes, no necesitan tener su dinero en un paraíso fiscal, porque lo tienen aquí en España, y sólo tributan el 1% por él, a diferencia de lo que le sucede a cualquier otro español. No son los únicos, ya que personajes de la élite financiera como la ex ministra socialista Mercedes Cabrera, el directivo del Málaga Fernando Hierro o la mediática familia Polanco también. Y todo legalmente, sin tener que llevarse el dinero fuera de España ¿Cómo lo hacen? Y además es legal.

SICAV, PARAÍSO FISCAL

Para no pagar por su dinero nada más que el 1% sólo tienen que invertirlo en una SICAV (Sociedades de Inversión Colectiva de Capital Variable), siglas que ocultan un auténtico paraíso fiscal legal en España, que no puede ser controlado por la Agencia Tributaria, y para lo que únicamente se necesita un capital mínimo de 2.404.048 euros.

Con este mecanismo legal, las grandes fortunas españolas, la élite financiera, no necesita llevarse su dinero al extranjero, ni evadirlo, porque aquí, en España puede tenerlo cómodamente, y retirarlo y usarlo cuando quieran, como si de un banco se tratase, y sin que su actividad pueda ser fiscalizada por el Ministerio de Hacienda. Así lo explica en su libro “SICAV, paraíso fiscal” el profesor de Derecho y Economía en la Universidad Autónoma y Carlos III, Guillermo Rocafort.

PROGRESISTAS QUE NO PAGAN COMO LOS DEMÁS

Tal y como desvela en su libro el profesor Guillermo Rocafort, algunos destacados progresistas que se han caracterizado por apoyar proyectos socialistas, cuando no comunistas, como Pedro Almodóvar, cuya SICAV está gestionada nada menos que por la Banca March, o la ex ministra de Cultura Mercedes Cabrera y la presentadora de televisión Ana Rosa Quintana, que se ha hecho célebremente famosa por sus discursos moralizantes en la televisión, no pagan como los demás.

El profesor Rocafort ha señalado a Diario El Aguijón que “una gran parte de las élites financieras y de las grandes fortunas españolas tienen su dinero invertido en SICAV, y por tanto en un limbo seguro, fuera del alcance y supervisión de la Agencia Tributaria y pagando lo mínimo, mientras que el resto de los ciudadanos ve cómo le suben sus impuestos y paga una media de 35 veces más que esta nueva aristocracia del dinero que puede acceder a estos paraísos fiscales encubiertos”.

PONER A LAS ZORRAS A GUARDAR LAS GALLINAS

El dinero invertido en las SICAV, y que en algunas ocasiones son constituidas por hombres de paja a los que en el argot financiero se les denomina “mariachis”, está únicamente controlado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, uno de cuyos vicepresidentes, Carlos Arenillas -y marido de la ex ministra socialista del PSOE Mercedes Cabrera- era a la vez, y en un claro conflictos de intereses, tal y como señala el autor, propietario de la SICAV Tagomago, constituida junto con el ex Secretario de Estado de Economía David Vergara.

Algo que el autor del libro ha señalado gráficamente a Diario El Aguijón como “si pones a las zorras a guardar las gallinas”. Rocafort señala en su libro que “llama la atención que fue este –en referencia a Carlos Arenillas- cuando ejercía sus funciones descritas, que la CNMV paró en 2005 la ofensiva de Hacienda contra las SICAV de manera fulminante”. El debate ha sido abierto por este polémico libro editado por la editorial Rambla, y por la brillante exposición del profesor Guillermo Rocafort, en un momento en que la clase media y la mayoría de los trabajadores ven cómo se le suben sus impuestos y la crisis hace mella en su economía. Pero no todos, pagaremos la crisis igual, o al menos eso parece, tras la obra del profesor Rocafort.

¡DE VERGÜENZA!

Vengo a hablar de mi libro :-)

Esta tarde tuve la oportunidad de poder asistir al evento organizado por el ESIC, Hoy es Marketing, que se celebraba en el Palacio de Congresos de la Expo.

Y me gustaría tener otra opinión, y escribir este post en otro tono, pero creo que debo hacerlo con el corazón, creo que este evento es una gran oportunidad de oír a gente interesante, a la vez que saludar a amigos o conocer a otros profesionales de gran valía, como creo que el ESIC lleva realizando un gran trabajo hace muchos años.

Pero después de ver el timeline de Twitter y después de oír a algunos asistentes, debo comentar varios temas, siempre desde el respeto a todos y con el único fin de mejora.

El evento tuvo siete temas con ocho ponentes, unos te pueden gustar más que otros, pero lo que no puede la organización es permitir que algunos vengan solo a “vender su libro” y entiendo que es muy difícil acertar con todos los ponentes o que gusten a todos los asistentes.

Pero os puedo decir que algunos y no solo es mi opinión, han basado toda su presentación en hablar de su compañía, pero además con un descaro como pocas veces he visto, no es bueno para la organización este hecho.

También me gustaría comentar que en estos tiempos, donde el Marketing es cada día mas “on line” no se informe de los nicks en Twitter de los ponentes o que el timeline del evento solo lo puedan leer y seguir los propios ponentes, con una pantalla solo para ellos, ¿no sería mejor? publicarla en el escenario para que todos la podamos seguir.

Espero que estos comentarios se tomen como son, únicamente son para poder mejorar este y otros eventos donde pasan temas parecidos.