Vengo a hablar de mi libro :-)

Esta tarde tuve la oportunidad de poder asistir al evento organizado por el ESIC, Hoy es Marketing, que se celebraba en el Palacio de Congresos de la Expo.

Y me gustaría tener otra opinión, y escribir este post en otro tono, pero creo que debo hacerlo con el corazón, creo que este evento es una gran oportunidad de oír a gente interesante, a la vez que saludar a amigos o conocer a otros profesionales de gran valía, como creo que el ESIC lleva realizando un gran trabajo hace muchos años.

Pero después de ver el timeline de Twitter y después de oír a algunos asistentes, debo comentar varios temas, siempre desde el respeto a todos y con el único fin de mejora.

El evento tuvo siete temas con ocho ponentes, unos te pueden gustar más que otros, pero lo que no puede la organización es permitir que algunos vengan solo a “vender su libro” y entiendo que es muy difícil acertar con todos los ponentes o que gusten a todos los asistentes.

Pero os puedo decir que algunos y no solo es mi opinión, han basado toda su presentación en hablar de su compañía, pero además con un descaro como pocas veces he visto, no es bueno para la organización este hecho.

También me gustaría comentar que en estos tiempos, donde el Marketing es cada día mas “on line” no se informe de los nicks en Twitter de los ponentes o que el timeline del evento solo lo puedan leer y seguir los propios ponentes, con una pantalla solo para ellos, ¿no sería mejor? publicarla en el escenario para que todos la podamos seguir.

Espero que estos comentarios se tomen como son, únicamente son para poder mejorar este y otros eventos donde pasan temas parecidos.

Quiero #salirdeesta cuanto antes

Llevo bastantes días sin escribir en el blog, ¿sabéis que me pasa?, me digo voy a escribir de trabajo en equipo, no, mejor otro día. Voy a escribir de motivación en el trabajo, no, mejor otro día. Voy a escribir de economía, no, mejor otro día.

Y así hasta hoy, que me dije voy a escribir de lo que de verdad siento, y siento pena y rabia, y me voy a explicar, hace unos años cuando el futbol era el rey de los deportes, ahora para mi no lo es, se utilizaba para que la gente de a pie, como nosotros, no pensara en política, en la dictadura, en fin, en lo jodidos que estábamos todos.

Pero claro ahora con tantos deportes y tantas noticias, hemos pasado a un grado superior de tontería o de ignorancia, no se como definirlo, porque nos han tendido una trampa. Hemos pasado al grado superior de estupidez, y en vez de pensar en nuestras familias, en nuestro presente, en sacar adelante nuestros trabajos y ser un poco felices, nos pasamos el día, comentando la vida de los “otros”.

Si los “otros” son los del otro lado de la pantalla, (no hablo de la película de Amenabar) sino de los políticos, los mercados, la monarquía, y un largo etc., esos que no pasan penalidades para llegar al final de mes, esos que roban lo que quieren y no pasa nada, esos que se pegan tiros al pie, o que cazan elefantes o rompen un acuerdo económico con otro país, solo para ganar votos, esos que salen a defender al trabajador con un Rolex en su muñeca.

¿Y que hacemos nosotros? vivir otra vida, que no es la nuestra, es la suya, y por eso creo que hemos pasado a un grado superior de tontería, y si esto le ofende a alguien, ya pido disculpas por adelantado, pero es lo que hoy siento, pena y rabia, por no saber responder de otro modo.

¿Cuándo vamos a responder de otra manera?, trabajemos a tope, cada uno en lo que sabe, luchemos por el futuro de nuestros hijos, quiero #salirdeesta cuanto antes, dejemos en paz al mundo de los “otros”, que se maten entre ellos, eso si cuando tengamos que votar otra vez, que no vaya nadie.

¿Igual deberíamos hacer? como Gandhi, una desobediencia civil. Así que os propongo una acción fácil y sencilla, cada vez que leáis a alguien quejándose o protestando en negativo, decidle, tenemos que ser positivos, quiero #salirdeesta cuanto antes. Feliz día.

Posdata: no he puesto enlaces, porque creo que todos sabemos de quien escribo. 🙂

El negro

Articulo publicado hoy en El Pais, escrito por Rosa Montero.

Estamos en el comedor estudiantil de una universidad alemana. Una alumna rubia e inequívocamente germana adquiere su bandeja con el menú en el mostrador del autoservicio y luego se sienta en una mesa.

Entonces advierte que ha olvidado los cubiertos y vuelve a levantarse para cogerlos. Al regresar, descubre con estupor que un chico negro, probablemente subsahariano por su aspecto, se ha sentado en su lugar y está comiendo de su bandeja.

De entrada, la muchacha se siente desconcertada y agredida; pero enseguida corrige su pensamiento y supone que el africano no está acostumbrado al sentido de la propiedad privada y de la intimidad del europeo, o incluso que quizá no disponga de dinero suficiente para pagarse la comida, aun siendo ésta barata para el elevado estándar de vida de nuestros ricos países.

De modo que la chica decide sentarse frente al tipo y sonreírle amistosamente. A lo cual el africano contesta con otra blanca sonrisa. A continuación, la alemana comienza a comer de la bandeja intentando aparentar la mayor normalidad y compartiéndola con exquisita generosidad y cortesía con el chico negro. Y así, él se toma la ensalada, ella apura la sopa, ambos pinchan paritariamente del mismo plato de estofado hasta acabarlo y uno da cuenta del yogur y la otra de la pieza de fruta.

Todo ello trufado de múltiples sonrisas educadas, tímidas por parte del muchacho, suavemente alentadoras y comprensivas por parte de ella. Acabado el almuerzo, la alemana se levanta en busca de un café. Y entonces descubre, en la mesa vecina detrás de ella, su propio abrigo colocado sobre el respaldo de una silla y una bandeja de comida intacta.

Dedico esta historia deliciosa, que además es auténtica, a todos aquellos españoles que, en el fondo, recelan de los inmigrantes y les consideran individuos inferiores. A todas esas personas que, aun bienintencionadas, les observan con condescendencia y paternalismo.

Será mejor que nos libremos de los prejuicios o corremos el riesgo de hacer el mismo ridículo que la pobre alemana, que creía ser el colmo de la civilización mientras el africano, él sí inmensamente educado, la dejaba comer de su bandeja y tal vez pensaba: “Pero qué chiflados están los europeos”.

¿Por qué Cristóbal Colón descubrió América?

Pues porque ¡¡ERA SOLTERO!!

Si Cristóbal Colón, hubiese tenido una esposa, habría tenido que oír:

¿Y por qué tienes que ir tú?
¿Y por qué no mandan a otro?
¿Tu eres el más tonto?
¡Todo lo ves redondo!
¿Estas loco, o eres idiota?

¡No conoces ni a mi familia y vas a descubrir el nuevo mundo!
¿Qué escondes?
¡Ni siquiera sabes a dónde vas!
¿Y sólo van a viajar hombres?
¿Quién se lo va a creer?
¿Y por qué no puedo ir yo, si tú eres el jefe?….
¡A mí nunca me llevas de viaje!

¡Desgraciado!, ya no sabes qué inventar para estar fuera de casa
¡Si cruzas esa puerta, yo me voy con mi madre!
¡Sinvergüenza!
¿Y quién es esa tal María?
¿Qué Pinta?
¿Y dices que es una Niña?…
¡Vete a la mierda!…
¡Salido!

¡Todo lo tenías planeado, maldito!
Tú has quedado con esas putas indias.
¿A mí me vas a engañar?
¿Qué la Reina va a vender sus joyas para que viajes?
¿Me crees tonta, o qué?

¡A saber qué tienes con esa vieja!
¡No permitiré que vayas a ningún lado!
¡Siempre te las apañas para dejarme sola!
No va a pasar nada si el mundo sigue plano…
Así que no te vistas que …

¡no vas!