Tenemos que ser personas y no máquinas

Si ya sé, el titulo es una obviedad, pero es lo que pienso, estamos perdiendo el contacto con los demás, mucho e-mails, mensajes de móvil, redes sociales y más y más, pero poco contacto.

Y hablando de redes sociales, las redes no son de ahora, son de siempre, siempre han existido, pero de otro modo, la cuadrilla de toda la vida, o la pandilla, o la banda, o la comunidad de tu casa, el listado de tus clientes o de tus proveedores, da igual como lo llamemos, son redes sociales, y han existido desde que existe el hombre, es decir SIEMPRE.

Últimamente solo veo señales negativas, le escribimos a alguien por Facebook, después le enviamos un DM por Twitter, como no dice nada, un e-mail con el ordenador o con el teléfono, como no contesta vamos a la oficina y le enviamos un fax, no vaya a ser que todo lo anterior no funcione.

¿Entonces qué pasa? vamos pensando en negativo, y nos vamos calentando, cuando el amigo/cliente nos contesta, ya estamos a tope de cabreo, y le contestamos mal, y solo son malos entendidos, pero ¿sabes una cosa? no lo llamamos por teléfono para entender el tono del correo.

No, contestamos con otro con un tono un poco más alto, y al final, al final no sabemos como empezó, pero todos estamos mosqueados, por algo que casi no tiene importancia, y que hace años tomando un café se solucionaba.

Os contaré, ahora recordando los cafés que he llegado a tomar con clientes, era una maravilla, era el mejor contacto, siempre hacia buenos negocios tomando café y más si ibas a comer, teníamos más tiempo, no éramos maquinas.

¿Sabéis? que podía llevarle unos bombones a la secretaria, para que me recibiera su jefe, o llevarle unos puros al portero que no te dejaba pasar, ahora no.

Ahora me peleo con todo tipo de servidores de correo, mensajes y demás herramientas de comunicación, y si no funcionan no puedo hacer casi nada.

Por cierto no penséis que estas líneas están en contra de la social media, ni mucho menos, al revés, son validas, muy validas, pero por favor acompañarlas con el roce, con un abrazo (de más de 8 segundos, sino no es abrazo), con un buen apretón de manos, tomando muchos cafés, comiendo con todo el mundo.

En cuatro palabras, no olvides ser persona.

¿Debemos limitar el acceso a Internet? a nuestros empleados

Esta tarde me ha llamado por teléfono un colega del sector, y me ha contado que tiene un empleado que se conecta a la red, mientras está programando (su empresa hace programación a medida).

Este amigo es de los de Social Media, es decir deja conectarse a todos sus empleados sin restricciones, pero claro cuando pasa por el pasillo y ve como se mueven rápidamente los dedos en el teclado, para evitar que se vea la pantalla, pues bueno, por lo menos mosquea.

Y hemos tenido una conversación, intentando ver cuál es la mejor solución, y hemos estado barajando el prohibir el acceso a la red, algo que a mi amigo no le gustaba mucho, porque perdía todo el aliciente de poder trabajar con temas de Social Media.

También hemos comentado la posibilidad de limitar el acceso por máquina o empleado, o controlar las máquinas con esos programas espías que te dicen por donde se navega, pero ninguna de estas soluciones le han gustado. Y en un momento de la conversación, le dije, ¿y porque no hablas con el empleado? y le explicas a que os dedicáis y que esperas de él.

Y después de colgar el teléfono, me quedé pensando que creo que a mí, no me pasa, aunque no lo sé seguro 🙂 , siempre he tenido mucha confianza en mi gente, y no he limitado el acceso a la red, al revés hasta lo he promovido, pero si me ocurriera ¿qué haría?, pues de entrada me sentaría muy mal, la confianza no se paga con el abuso.

Después pensaría la mejor solución, igual llamaba a mi colega y le preguntaba qué tal le fue a él, ¿ o despediría directamente al abusón?, vaya dilema. 🙂

Redes sociales, personales y profesionales

Hace ya unos días que le estoy dando vueltas a este tema, ¿como nos comportamos en las redes sociales?, cuando escribimos con un perfil personal vs profesional, veo a veces comentarios que no me gustan.

Me explicaré, si alguien esta en la oficina trabajando y dice “vaya mañana de mierda”, esta claro que no es feliz, ¿pero que entiende el que lo lee? que no es feliz, que esta enfadao/a, que su empresa es una mierda, puede ser cualquier cosa.

Y esto me lleva a que debemos cuidar nuestras expresiones, sobre todo si nos relacionan nuestro perfil personal, a un perfil profesional o de nuestra empresa.
O ¿seria mejor tener dos perfiles? algunos piensan esto, yo no estoy de acuerdo, porque creo que debo ser cuidadoso o no, depende de cada cual, con mis comentarios, fotos, etc.

Claro, también podemos pensar que si cuidamos mucho nuestros comentarios, no tenemos libertad de expresión, pero no voy a eso, voy a ¿que imagen quiero comunicar?, si estas todo el día hablando mal en las redes, chico/a cambia de trabajo, deja de sufrir, ¿no os parece?.

Creo que no nos damos cuenta del poder de las redes, escribimos sin pensar mucho, sin saber si molestamos, o si estamos dando una mala imagen, y creo que detrás tenemos una cantidad enorme de gente que lee, y no escribe casi nada.

Cuando estamos escribiendo no podemos trasladar nuestro toque, humor o tono de la conversación, al otro lado de la pantalla y esto tiene mucho peligro porque cada cual interpreta según tiene el día, o según le viene, y eso no se puede evitar.

Es posible que estemos creando un mundo mejor, pero a veces, solo a veces, me parece que es muy complicado, nada natural y poco cercano.
Hala, ahora escribir lo que os apetezca, vuestro comentario será publicado sin censura. 🙂