El negro

Articulo publicado hoy en El Pais, escrito por Rosa Montero.

Estamos en el comedor estudiantil de una universidad alemana. Una alumna rubia e inequívocamente germana adquiere su bandeja con el menú en el mostrador del autoservicio y luego se sienta en una mesa.

Entonces advierte que ha olvidado los cubiertos y vuelve a levantarse para cogerlos. Al regresar, descubre con estupor que un chico negro, probablemente subsahariano por su aspecto, se ha sentado en su lugar y está comiendo de su bandeja.

De entrada, la muchacha se siente desconcertada y agredida; pero enseguida corrige su pensamiento y supone que el africano no está acostumbrado al sentido de la propiedad privada y de la intimidad del europeo, o incluso que quizá no disponga de dinero suficiente para pagarse la comida, aun siendo ésta barata para el elevado estándar de vida de nuestros ricos países.

De modo que la chica decide sentarse frente al tipo y sonreírle amistosamente. A lo cual el africano contesta con otra blanca sonrisa. A continuación, la alemana comienza a comer de la bandeja intentando aparentar la mayor normalidad y compartiéndola con exquisita generosidad y cortesía con el chico negro. Y así, él se toma la ensalada, ella apura la sopa, ambos pinchan paritariamente del mismo plato de estofado hasta acabarlo y uno da cuenta del yogur y la otra de la pieza de fruta.

Todo ello trufado de múltiples sonrisas educadas, tímidas por parte del muchacho, suavemente alentadoras y comprensivas por parte de ella. Acabado el almuerzo, la alemana se levanta en busca de un café. Y entonces descubre, en la mesa vecina detrás de ella, su propio abrigo colocado sobre el respaldo de una silla y una bandeja de comida intacta.

Dedico esta historia deliciosa, que además es auténtica, a todos aquellos españoles que, en el fondo, recelan de los inmigrantes y les consideran individuos inferiores. A todas esas personas que, aun bienintencionadas, les observan con condescendencia y paternalismo.

Será mejor que nos libremos de los prejuicios o corremos el riesgo de hacer el mismo ridículo que la pobre alemana, que creía ser el colmo de la civilización mientras el africano, él sí inmensamente educado, la dejaba comer de su bandeja y tal vez pensaba: “Pero qué chiflados están los europeos”.

Si la Merkel quiere

¿Quién es Ángela Merkel? pues Ángela Dorothea Kasner nació el 17 de Julio de 1954 en Hamburgo, su padre era un estricto pastor luterano.

Y para entender como es Ángela necesitamos recordar tres experiencias de su infancia y su juventud, su casa familiar que era también un seminario, el trato con discapacitados (su casa estaba al lado de una residencia de este tipo) y su amor a la agricultura y a la naturaleza.

Estos datos nos ayudan a conocer un poco más a esta alemana, dura, rígida, inescrutable y algo provinciana. Y ahora si vuelvo al título de este post, si la Merkel quiere, me servirá para contaros, que antes la Navidad empezaba cuando decía El Corte Inglés, 🙂 pero ahora es cuando lo dice Ángela.
Antes teníamos un papa Noel, y ahora tenemos una mama Noel vs Merkel, 🙂 y los tres Reyes Magos ahora solo son dos la Merkel y Sarkozy. 🙂

En definitiva nada se hace sino quiere Ángela, la revista Forbes la ha declarado  “la mujer más poderosa del mundo” es decir más que Obama, que ahora está en horas bajas. Y ¿todo esto es bueno para España? pues no lo sé, pero seguro que lo sabremos en unos meses, si tengo una cosa clara, no debemos dejar pasar esta oportunidad de estar con los “Reyes Magos “, cueste lo que cueste.

No me gustan algunas cosas que hace la Comunidad Europea, pero si me gusta Ángela, aunque este muy lejos de nuestra forma de ser, me refiero a los españoles, o de nuestra forma de trabajar. ¿Cuántas veces? hemos puesto como ejemplo de trabajo, profesionalidad y buen hacer a sus trabajadores, pues muchas, pues eso es lo que necesitamos ahora.

Si también es cierto que parece que la Comunidad Europea este hecha a su medida, y que todos les compramos sus productos, pero menos me gusta el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, si este que nos quiere ayudar a sacarnos a todos de la crisis.

Este Mario fue el que ayudo a Grecia a entrar en la Comunidad Europea, cuando trabajaba como vicepresidente de Goldman Sachs, ¿no os acordáis? pues ayudo a ocultar la verdadera deuda del país griego (pero creo que esto merece otro post).

La crisis financiera explicada de manera sencilla

Heidi es la propietaria de un bar en Berlín, que ha comprado con un préstamo bancario. Como es natural, quiere aumentar las ventas, y decide permitir que sus clientes, la mayoría de los cuales son alcohólicos en paro, beban hoy y paguen otro día. Va anotando en un cuaderno todo lo que consumen cada uno de sus clientes. Esta es una manera como otra cualquiera de concederles préstamos.

Nota: Pero en realidad, no le entra en caja ningún dinero físico.

Muy pronto, gracias al boca a boca, el bar de Heidi se empieza a llenar de más clientes.

Como sus clientes no tienen que pagar al instante, Heidi decide aumentar los beneficios subiendo el precio de la cerveza y del vino, que son las bebidas que sus clientes consumen en mayor cantidad. El margen de beneficios aumenta vertiginosamente.

Nota: Pero en realidad, es un margen de beneficios virtual, ficticio; la caja sigue estando vacía de ingresos contantes.

Un empleado del banco más cercano, muy emprendedor, y que trabaja de director en la sección de servicio al cliente, se da cuenta de que las deudas de los clientes del bar son activos de alto valor, y decide aumentar la cantidad del préstamo a Heidi. El empleado del banco no ve ninguna razón para preocuparse, ya que el préstamo bancario tiene como base para su devolución las deudas de los clientes del bar.

Nota: ¿Vais pillando la dimensión del castillo de naipes?

En las oficinas del banco los directivos convierten estos activos bancarios en “bebida-bonos”, “alco-bonos” y “vomita-bonos” bancarios. Estos bonos pasan a comercializarse y a cambiar de manos en el mercado financiero internacional. Nadie comprende en realidad qué significan los nombres tan raros de esos bonos; tampoco entienden qué garantía tienen estos bonos, ni siquiera si tienen alguna garantía o no. Pero como los precios siguen subiendo constantemente, el valor de los bonos sube también constantemente.

Nota: El castillo de naipes crece y crece y no para de crecer, pero todo es un camelo; no hay detrás solidez monetaria que lo sustente. Todo son “bonos”, es decir, papelitos que “representan” tener valor siempre y cuando el castillo de naipes se sostenga.

Sin embargo, aunque los precios siguen subiendo, un día un asesor de riesgos financieros que trabaja en el mismo banco (asesor al que, por cierto, despiden pronto a causa de su pesimismo) decide que ha llegado el momento de demandar a Heidi el pago de su préstamo bancario; y Heidi, a su vez, exige a sus clientes el pago de las deudas contraídas con el bar.

Pero, claro está, los clientes no pueden pagar las deudas.

Nota: ¡¡¡Porque siguen sin tener ni un céntimo!!! Han podido beber cada día en el bar porque “se comprometían” a pagar sus deudas, pero el dinero físico no existe.

Heidi no puede devolver sus préstamos bancarios y entra en bancarrota.

Nota: Y Heidi pierde el bar.

Los “bebida-bonos” y los “alco-bonos” sufren una caída de un 95% de su valor. Los “vomito-bonos” van ligeramente mejor, ya que sólo caen un 80%.

Las compañías que proveen al bar de Heidi, que le dieron largos plazos para los pagos y que también adquirieron bonos cuando su precio empezó a subir, se encuentran en una situación inédita. El proveedor de vinos entra en bancarrota, y el proveedor de cerveza tiene que vender el negocio a otra compañía de la competencia.

Nota: Porque los proveedores de vinos y cervezas también le fiaban a Heidi, creyendo que estaban seguros de que cobrarían con creces al cabo del tiempo. Como no han podido cobrar dado que el dinero no existe, la deuda de Heidi se los ha comido a ellos.

El gobierno interviene para salvar al banco (y sólo al banco), tras conversaciones entre el presidente del gobierno y los líderes de los otros partidos políticos.

Para poder financiar el rescate del banco, el gobierno introduce un nuevo impuesto muy elevado que pagarán los abstemios.

Nota: Que es lo que de verdad ha pasado. Con los impuestos de los ciudadanos inocentes, los gobiernos han tapado el agujero financiero creado por la estupidez de los bancos.

¡Por fin! ¡Una explicación que entiendo!

Firmado: Un abstemio…..

No es nada personal, solo son negocios

Cuando hablamos de negocios, hablamos de productos, de líneas distintas de negocio, de estudios de mercado, de clientes, de proveedores, de competencia, de ventas y compras.

No nos olvidemos también de la estrategia, del marketing y de los socios “partner”.

Ahora un ejemplo de estrategia de negocio, imaginaros que una pareja “clientes” están en un restaurante cenando, ella deja el bolso “producto” colgado en el respaldo de la silla, otra pareja “cliente o proveedor” desde fuera de la calle, mira el restaurante “estudio de mercado”, un “partner” esta escondido en la calle.

La pareja entra y se sientan en la mesa de detrás “estrategia”, donde cenan la primera pareja, el “partner” pasa de largo y se va a preguntar algo al camarero.

En estos momentos tenemos una primera pareja “clientes o proveedores” cenando, una segunda pareja “comerciales”, sentados “estratégicamente” detrás, un “partner” distrayendo a los camareros, la “línea de negocio” empieza a verse clara.

Que pensáis que el “partner” va ¿a vender algo a los camareros?, si, les vende la distracción “producto gratis”, para que sus compañeros, hagan el negocio.

Seguimos, la segunda pareja va ¿a pedir de cenar? o ¿intentaran llevarse el bolso?, si era lo segundo. Pero entra en escena los camareros “competencia”, un camarero se da cuenta de todo, y ante el peligro de perder a la primera pareja de clientes, sale en su defensa, avisa a sus compañeros y expulsan del restaurante a la segunda pareja y a su partner.

Sino hace esto, puede que la primera pareja no pague la cuenta :-), porque les han robado el dinero.

Pero al final, no es nada personal, solo son negocios.

P.D. este es un hecho real sufrido esta tarde.